La historia del zippo

91 359 30 25
La historia del zippo

A lo largo de nuestra amplia trayectoria en la venta de artículos para el fumador en Chamartín, hemos podido percibir que cuando llega la hora de realizar un regalo a un fumador, los productos que despiertan más interés suelen ser tres, en función de los hábitos que tena esa persona: una edición de puros, una pipa o un encendedor, principalmente un zippo.

Entre nuestros artículos para el fumador en Chamartín disponemos de varios tipos de encendedores pero sin duda, estos son los más demandados como regalo, porque ¿qué encendedor va a ser mejor que un elegante zippo?

Para encontrar el origen del zippo tenemos que remontarnos al año 1932 cuando George G. Blaisdell produjo el primer encendedor Zippo inspirándose en un encendedor similar que había visto en Austria. Ese primer encendedor Zippo se encuentra actualmente exhibido en el Museo de Zipo de Bradford, Pensilvania.

El nombre de Zippo viene de la palabra zipper que en inglés significa cremallera. Según su creador el sonido del zippo al cerrarse le recordaba al de una cremallera, nombre que a la vez poseía una buena sonoridad comercial para un producto.

Una de las peculiaridades en la historia del Zippo es que durante la Segunda Guerra Mundial, los Zippos no estaban disponibles en el mercado ya que el total de su producción había sido enviado a los militares estadounidenses destinados a luchar en esa guerra. Para los soldados, estos encendedores además de ser más resistentes, no se apagaban en las condiciones de lluvia y viento en la que habitualmente se encontraban. En la actualidad, se calcula que se producen 12 millones de zippos al año que son destinados íntegramente a su venta.

En el Estanco Barrientos te ofrecemos todos los productos que puedas necesitar relacionados con el mundo del fumador y el tabaco.

haz clic para copiar mailmail copiado