Cómo se elabora un puro habano

91 359 30 25
Cómo se elabora un puro habano

En una cava de puros en Chamartín conocen bien los puros habanos, en los que el 100 por cien del tabaco que los compone es cultivado y manufacturado en Cuba. El producto pasa por múltiples controles agrícolas, de fermentación y secado, antes de llegar al consumidor.

La calidad del habano reside en factores como el clima cubano (con una temperatura media de 25ºC y abundantes lluvias), la composición química de su suelo de cultivo, y los conocimientos de los campesinos y torcedores de tabaco.

A quienes visitan una cava de puros en Chamartín les gustará saber que el proceso para obtener un buen habano comienza en el lugar donde las semillas permanecen 40 días para su germinación, antes de ser trasladadas al campo. En octubre se realiza la siembra por etapas y, para recolectar la hoja, se espera entre 45 y 80 días desde que se plantó.

Más tarde, el tabaco es llevado a los lugares de ensarte para el posterior proceso de desecación y fermentación. En las escogidas, unas manos hábiles seleccionan con delicadeza para beneficiar cada hoja recolectada. Finalmente, se secan las hojas en las galeras.

Según la tradición artesanal cubana, lo más importante es seleccionar las hojas del interior o tripa, que se eligen de diferentes zonas de la planta. De la parte alta se coge el ligero, que aporta sabor; del centro, el seco, que da aroma; y de la parte inferior, el volado, que favorece la combustión. La mezcla se envuelve en el capote -hoja de la parte media de la planta- para obtener el puro en bruto.

En Estanco Barrientos- Exp. 402 tenemos todo lo relacionado con el mundo del tabaco y una gran variedad de accesorios.

haz clic para copiar mailmail copiado